miércoles, 10 de octubre de 2012

La sonrisa del puente.



Esta foto tiene una historia curiosa: Caminando en busca da la foto que vi  desde la autovía y me obligo a parar en la próxima salida. Me encontré a un hombrecillo que recogía frutos silvestres nada mas salir de uno de los túneles que cruzaban la carretera por debajo. Sus ojos grises y azulados, su sonrisa de oreja a oreja y su chándal de colegial hicieron que mi curiosidad pudiera más que mi vergüenza y le preguntara por donde se podía ir al río. Por arriba tendrías que rodear mucho y por abajo lo veras al pasar la carretera, me dijo. Sin perder esa sonrisa de su cara y como si me conociera de toda la vida. Terminando la sesión de fotos me encontré con una sonrisa reflejada en el arco del puente viejo lleno hasta casi taparlo y una gran casualidad: Ese hombre viejillo pasaba por encima del puente de camino al pueblo y ese reflejo coincidía con el. Una gran sonrisa de un puente viejo que enmarca una pequeña en un viejo.