sábado, 20 de octubre de 2012

La gaviota sobrevuela la negra piedra.




En esta foto de contrastes sutiles debido a la edición y al día nublado en el que la dispare, intento recrear una idea que ronda mi cabeza desde hace tiempo…

La imagen de entrada sugiere un objeto casi blanco que pasa por encima de unas bandas negras y un fondo azulado ligeramente desenfocado y cubierto de árboles y vegetación. La lectura es sencilla y se divide en tres planos aparentes: Agua, piedras y bosque. Divididos en tres bandas muy definidas y con una clara diferencia de contraste. ¿Que rompe esta armonía? La gaviota blanca que sobrevuela las piedras en dirección al fondo y que seguramente salio de ese trozo de arena, que todavía se resiste a ser mojado por la subida de la marea. Todavía quedan marcas en la orilla de las patas justo en el borde…

Hasta aquí la imagen explicada… Ahora la explicación: La gaviota comienza su andadura en esa arena finísima y calida de aspecto casi infinito por la marea baja.
Comienza a subir la marea y esa calma, esa seguridad poco a poco va reduciéndose porque el mar con su agua fría y sus olas empiezan a tragarse esa tranquila arena.
Entonces hay que volar y sobrepasar primero el agua fria y azul, Luego esa primera barrera de piedras negras enormes y punzantes. Otro trozo de mar pero ya sin ver la arena mas que en la lejanía, otra barrera de piedras mas esta vez mas alta y desafiante… Luego hay más barreras y mares y al final de ese viaje: Otra orilla llena de calida arena desenfocada y lejana y que posiblemente al llegar la haya cubierto el mar…
El verdadero final de este viaje es ese bosque lleno de vegetación a resguardo de las olas del mar… Donde no solo hay árboles si no seguramente mas gaviotas… Majestuoso y mas grande que nuestro viaje donde no vemos su final… Simplemente para recordarnos que nuestro viaje fue importante para nosotros pero el mundo lo es aun más.